"The present in Drag". Novena Bienal de Berlín

By Maria Muñoz (IG: @maria_munoz_m; Twitter: @Maria_MunozM)

La novena edición de la Bienal de Arte Contemporáneo de Berlín, #BB9, que lleva por título "The Present in Drag" —traducido por algunos medios en español como "El presente travestido"—, comenzó el 4 de junio y se extiende hasta el 18 de septiembre. Durante tres meses y medio, y de acuerdo con el equipo curatorial de este año, el colectivo DIS (Marco Rosso, Lauren Boyle, Salomón Chase y David del Toro) con base en Nueva York, la bienal busca entrar en diálogo con la ciudad de Berlín para materializar las paradojas que contiene el mundo en este año 2016; más presente, imposible.

 

A través de cinco sedes, con 120 artistas y la mayoría de las obras producidas para la exposición, la propuesta de DIS se centra en temas que confrontan las promesas de libertad, felicidad, bienestar y comodidad ofrecidas por el neoliberalismo que gobierna nuestro tiempo. Internet es el medio predominante: el análisis crítico de las redes y el narcisismo que producen, la vida online, el entorno global hipervinculado, el individuo como dato, la vigilancia en y fuera de la red o la cultura como capital son los temas que tratan los artistas y obras escogidos.

 

Además DIS cubre también el presente cultural desde la perspectiva generacional — el 95 % de los artistas han nacido a finales de los setenta y en los ochenta y residen en Berlín o Nueva York—. Las piezas expuestas poseen una imagen impecable, seductora, siendo fotografías y vídeos en alta definición y de carácter instalativo el formato más abundante. Estética de videojuego, realidad virtual, simulaciones, tecnología 3D... Todo es plano y muy brillante. Adiós al formato "archivo", tal y como lo entendemos en las exposiciones de arte contemporáneo, o sea las vitrinas con documentos, porque desaparece.

 


A lo largo de estos ya casi dos meses, el equipo curatorial DIS y la bienal han recibido a partes iguales tanto críticas negativas como alabanzas. Sorprendentemente, la prensa alemana es de las positivas. #BB9 es diferente, pero no como propagan las críticas apolítica, superficial y prescindible. En la superficie precisamente se quedan esas críticas. La muestra tiene un fuerte carácter político, aunque no centrado en las narrativas habituales tan polarizadas, ya que, de hecho, el mundo ya no está polarizado: derecha/izquierda, racismo/división, pobreza/riqueza, lo público/lo privado —también tratadas de modo indirecto—, sino que se centra en filosofías que proponen una salida tangencial de las políticas agresivas neoliberales a través de inteligentes disidencias que proporciona el mundo digital .

 

Como hemos adelantado, #BB9 consta de cinco sedes, la primera y másextensa, Akademie der Künste, principalmente muestra trabajos sobre diferentes aspectos del espacio social.

 

A Reflected Landscape (2016) de Timur Si-Qin es un paisaje bucólico ficticio (quizás para apartarse de los tormentos de la ciudad) del que emerge una gran pantalla que muestra imágenes de sí mismo. Tal es la conciencia que de sí misma tiene la naturaleza, que se hace selfies como nosotros.

 

LIT es una serie de cajas de luz gigantescas —según DIS, una expo dentro de la propia expo—, similares a las que existen en las tiendas Duty Free de los aeropuertos o en los centros urbanos y comerciales de grandes y consumistas metrópolis. LIT contiene perturbadoras imágenes en HD de artistas reconocidos como Cao Fei o Torbjørn Rødland.

 


De especial interés es SUPREM(E), la controvertida colaboración entre Bjarne Melgaard y la revista de izquierdas Semiotext(e), popular por dar a conocer filosofía francesa del siglo XX a los estadounidenses. SUPREME(E) además forma parte de un proyecto más extenso comenzado en 2015 bajo el paraguas de El placer casual de la decepción. El título ya de por sí supone toda una desconcertante declaración de intenciones.

 

En su trabajos colaborativos, Antoni Abad utiliza la tecnología de usuario para crear redes de individuos marginados. BlindWiki, es una app que ha sido desarrollada para y en colaboración con ciegos y deficientes visuales en Berlín. Los colaboradores utilizan teléfonos inteligentes con los que verbalmente documentan y comparten sus experiencias. Sus contribuciones de audio específicas y hacen accesibles al público de modo que se pueden escuchar in situ con un teléfono inteligente o en cualquier lugar online. Parte red social, parte geolocalizador del paisaje urbano y parte archivo participativo, el proyecto otorga visibilidad a personas que no están representadas en varios aspectos del día a día.

 

Debora Delmar Corp. nos vende un zumo que se llama Mint (acrónimo de México, Indonesia, Nigeria y Turquía), de donde proceden las frutas con las que han sido producidos. La poderosa imagen corporativa de la firma no recuerda precisamente a las condiciones de quienes hicieron posible esa producción en sus países originarios.

Jon Rafman propone un trabajo de realidad virtual sobre el mismo edificio de la AdK. En la pieza, a través de una gafas 3D y desde el mirador de cristal del cuarto piso, se experimenta con altas cotas de realidad el colapso del edificio y la subsecuente nube de polvo que impregna toda la plaza que unos minutos antes observábamos con nitidez.

 

 


Trevor Paglen & Jacob Appelbaum, con su router encapsulado en una caja de plexiglás, proporcionan acceso y conexión a internet con navegación anónima e imposible de detectar por Google, Facebook y otros sistemas de tracking etc.

Histriónicos siempre, Lizzie Fitch/Ryan Trecartin, en sus —según propia denominación— “teatros esculturalizados”, proyectan vídeos ya producidos y mostrados anteriormente. Fitch y Trecartin recrean de un modo exagerado, que no tan distorsionado, tanto la estética en el vestir como en el lenguaje, mediante monólogos aforísticos de jóvenes que solo piensan en divertirse y autorecrearse, y el efecto que la sociedad actual tiene en ellos.

 

The Happy Museum de Simon Fujiwara hace visible lo que hay bajo la superficie de la comunicación. De hecho, junto a los vídeos y objetos —estos sí en vitrinas—, se expone una montaña de polvo beige que no es ni más ni menos que el tono de maquillaje que usa Angela Merkel en sus apariciones en televisión, aparentemente diferente del que usa en su día a día.

Una de la pocas piezas con referencia a la guerra es ExtraSpaceCraft de Hito Steyerl, sobre el antiguo observatorio nacional de Iraq ahora en manos de ISIS, filmado con técnicas de simulación de realidad e imágenes reales sobre la zona.

Seguimos con la segunda y subsecuentes sedes. Kunst Werke (KW), sede histórica por excelencia y segunda esta año en importancia, presenta obras que inciden en la subjetividad y la condición “digital” del individuo.

La poderosa instalación de Cécile B. Evans What the Heart Wants subraya el afán de las empresas por pensar como humanos para llegar a nuestro "yo" real. No en vano, las empresas saben mejor que nosotros mismos lo que queremos: miremos los anuncios que "aleatoriamente" aparecen en el lateral de nuestro navegador y veamos lo que se nos propone en ellos.

Josh Kline y su Crying Games, un filme rodado con actores a los que se les ha sustituido el rostro mediante sofisticadas técnicas digitales. Con resultados altamente reales, Kline muestra a los personajes que han causado crímenes de guerra en un pasado próximo, como Bush o Blair, llorando y pidiendo repetidamente perdón por sus actos.

Alexa Karolinski & Ingo Niermann con el vídeo The Army of Love, cuyo nombre también pertenece a una agrupación de personas que ofrecen amor sensual —no necesariamente sexo, sino más orientado al tacto y al afecto— a todo aquel que lo necesite, especialmente grupos con deficiencias físicas, no afectivas o mentales, que son rechazados por la sociedad “at large”

Camille Henrot & Jacob Bromberg, con su Office of Unreplied Emails se enfrentan a la automatización del mundo profesionalizado. Henrot ha contestado todos

los emails basura (spam) de su bandeja de entrada con reflexiones altamente subjetivas y muy humanas en relación al tema del email en sí, ya sea una causa humanitaria o cualquier anuncio de compra. Dichas respuestas (recordemos muy subjetivas) han sido generadas automáticamente por el software que ha creado Bromberg.

La movilización de la acción colectiva o la difusión de información falsa online es una tarea harto simple, ya sea sin causar daños, como en el caso de Amalia Ulman, ya sea para efectos desastrosos, como ISIS y el uso de la web para inspirar el

terror. Ulman, que se hizo conocida por generar un falso perfil en Instagram con cientos de miles de seguidores que husmeaban en su “falsa” vida, la cual ella hábilmente alimentaba con contundentes pruebas gráficas (vídeos, fotos). La artista aireaba tanto alegrías (ir de compras u operarse las tetas), como sus miserias (el proceso de desintoxicación de su adicción a la cocaína). Aquí, en BB9,

presenta Privilege donde detalla el proceso de un falso embarazo narrado esta vez a través de la superactual red social Snapchat.

 

Anne de Vries muestra la falsa realidad desde otra perspectiva, mediante un vídeo que fusiona el uso de técnicas CGI con metraje real de grandes festivales de música electrónica. La pieza presenta la imagen informe de grandes grupos de gente moviéndose al unísono. Los eventos musicales hiperproducidos a los que se

refiere de Vries surgieron a través de la extensa escena queer de los Países Bajos en la década de 1990. La cosa se complica cuando nos damos cuenta de que lo que nos parece futurista (imágenes generadas por ordenador) en realidad es parte de nuestro presente. A través de la voz en off, se nos alerta de los peligros de crear cualquier tipo de agrupaciones masivas con fines políticos, económicos o de otro tipo, que alimente el comportamiento compulsivo de las masas y sus efectos negativos. La artista utiliza sus imágenes como metáfora del populismo rampante que particularmente ahora se ha generado tanto en la derecha como en la izquierda.

 


Le tercera de las sedes, una de mis preferidas, es la escuela de

negocios ESMT (Escuela Europea de Management y Tecnología) ubicada en el antiguo edificio del Consejo del Pueblo de la antigua Alemania comunista y en frente del todavía en proceso de construcción castillo prusiano del siglo XIX que fue destruido por los comunistas para allí situar el Palacio de la República de la antigua RDA, que ha sido a su vez destruido por los capitalistas para construir a modo Disneyland el castillo mencionado anteriormente.

Pues bien, bajo la presencia de grandes grabados realistas propios de la era comunista, el colectivo emiratí GCC articula una obra a modo de instalación en la que dos esculturas, una mujer con atuendo actual musulmán y un niño, están situados sobre un pista de deportes, y una voz en off habla de la necesidad de cuidarse para sentirse bien. La pieza trata sobre la creciente obsesión por

el wellness en la región del golfo. A los artistas les parece chocante cómo esa cultura forzada del bienestar (a nivel de equilibrio personal) puede integrarse en una tradición cultural dominada por la tristeza.

 

Simon Denny exhibe Blockchain Visionaries mostrando visiones de tres empresas reales a modo de expositores de feria (tan de nuestro tiempo) que operan

con bitcoins —sistema de intercambio digital fuera del control, de momento, de las transcorporaciones y que por tanto ayuda a los individuos a escapar del sistema neoliberal en el que la riqueza se reparte en manos de menos del 1 % de la población mundial—

 

La sede de la Colección Feuerle expone las fotografías de Josephine Pryde en las que aparecen manos sosteniendo dispositivos electrónicos que se entrelazan con otras imágenes de manos que sostienen objetos muy personales o de valor emocional. Yngve Holen tiene una serie de prístinas piezas de cristal que simulan las ventanas de avión, modo de transporte clave en este mundo global, hechas del mismo material que el iPhone de Apple.

Completan el recorrido, nunca mejor dicho, el barco que transporta a los visitantes de la bienal por la ruta turística del río Spree y que hospeda la instalación de Korakrit Arunanondchai & Alex Gvojic, inspirada en las oscuras fantasías de ambos.

 

 

Hasta el 18 de Septiembre

 www.bb9.berlinbiennale.de

 

Texto: María Muñoz

Fotos: Paco Neumann y Timo Ohler (oficial BB9)

Write a comment

Comments: 3
  • #1

    Katharine Jeanbaptiste (Sunday, 05 February 2017 20:05)


    Have you ever considered writing an ebook or guest authoring on other sites? I have a blog based on the same topics you discuss and would really like to have you share some stories/information. I know my subscribers would enjoy your work. If you're even remotely interested, feel free to send me an e mail.

  • #2

    Kandra Holliman (Monday, 06 February 2017 19:36)


    Hello! I've been following your web site for a long time now and finally got the courage to go ahead and give you a shout out from Kingwood Texas! Just wanted to mention keep up the great work!

  • #3

    essay writers (Thursday, 17 August 2017 13:14)

    Internet is the predominant medium: the critical analysis of the networks and narcissism they produce, online life, the hyperlinked global environment, the individual as a data, surveillance in and out of the network or culture as capital are the subjects that deal The artists and chosen works.