Paraisos Imaginarios - Jesús Aliaga

Por Javier Melian

Matisse definió la técnica del collage como ‘cortando directamente en color’ o ‘dibujando con tijeras’. Para un artista cuya obra nos intenta mostrar el paraíso, el collage se presenta como una técnica tan primaria como eficaz para tocar el espíritu del espectador, o al menos así nos sentimos muchos cuando nos enfrentamos a la gigantesca fecundidad de su obra. 

En Valencia hay un artista cuya obra nos traslada también a paraísos imaginarios. Nos roba la conciencia para abrirnos la puerta al edén que todos llevamos en nuestra mente, parte de obra humana pero integrado perfectamente en una naturaleza en equilibrio; en calma. Ese lugar de ensueño en el que pensamos cuando nuestro estrepitoso día a día se nos hace abrumador y deseamos dejarlo todo por vivir en paz con el entorno y con nosotros mismos, en un mundo paradisiaco.

Esta utopía se ve reflejada en la obra de Jesús Aliaga, llena de serenidad, calma, y positividad. Desde un punto de vista plástico, su trabajo es luminoso y colorista, y transmite el calor de los pueblos mediterráneos.

Aliaga se define primero como creativo en vez de artista, porque según él, “ser o no creativo es algo innato, cuando la consideración de artista depende más bien de cómo ven tu trabajo los demás”. En su caso, a los seis años ya tenía clara su faceta artística-creativa. A los siete empezó a recibir clases de pintura. Se encauzó el mismo por la vida creativa, buscando siempre un proyecto de vida que le permitiera dedicarse a lo que más le gusta y que le diera sentido al resto.

Queda palpable en su obra que Jesús Aliaga es un enamorado de la arquitectura popular mediterránea, “de sus paisajes y de lo que representa, una forma de ver y entender la vida con la que me siento muy identificado”, nos dice. Desde un punto de vista pictórico le inspira la pintura metafísica, con esos espacios inertes, vacíos, silenciosos. También le atrae la melancolía de Hopper. 

Aliaga se ha especializado en la técnica del collage. Usar todo tipo de papel le permite trabajar con texturas variadas y masas de color homogéneo difíciles de conseguir a base de pigmentos.

Para empezar a trabajar, nos cuenta que lo primero es encontrar un motivo arquitectónico sugerente. En segundo lugar, y ésta es la parte más interesante en su opinión, hay que sintetizarlo y abstraerlo hasta convertirlo en un espacio irreal y enigmático. Plasmada la vista sobre el papel, se deconstruye mentalmente la composición para a continuación y de forma meticulosa, reconstruirla de nuevo con las piezas ya recortadas. Todo los elementos están cortados a mano;  Hasta ahora Aliaga siempre he prescindido de ayuda mecánica incluso para la obtención de formas curvas.

Cada obra está pensada tridimensionalmente de principio a fin, tanto en su concepción como en su ejecución. Es lo que le confiere esa profundidad particular que queda reforzada por el juego de sombras que se proyectan sutilmente una vez el cuadro se ha iluminado.

Aliaga nos confiesa que le gustaría convertir sus paisajes en objetos volumétricos reales que se pudieran recorrer incluso en ocasiones habitar. La arquitectura efímera se adaptaría muy bien a su obra. Los pueblos y paisajes ni son reales ni imaginarios, sino más bien una realidad imaginada. El punto de partida siempre es real. “La realidad es la que inspira, la que te hace sentir y vibrar. El resultado es todo lo contrario. Totalmente imaginario”, nos señala.

Valencia es una tierra fértil en producción artística, siempre lo ha sido. Sin embargo Aliaga confiesa que existe una capacidad casi nula para valorarlo. Con ello se refiere a considerarlo de verdad como algo imprescindible en el desarrollo personal y cultural como sociedad. A menudo hay que emigrar a la capital o incluso al extranjero para poder desarrollarse profesionalmente. Ocurre también en el diseño, su campo principal de trabajo.

Jesús Aliaga también se dedica al diseño audiovisual, principalmente rotulación en directo para programas de cadenas nacionales de televisión. A nivel artístico se encuentra ahora trabajando en un nuevo collage, proyecto privado para una vivienda particular. “Una vista mediterránea que podríamos situar en cualquier isla del Adriático” nos comenta. 

Nos despedimos imaginándonos los resultados de ese nuevo collage y lo afortunados que se sentirán los propietarios de esa casa y de ese sin duda maravilloso mural, pues la obra de Aliaga es como abrir la ventana y dejar entrar la claridad, la brisa y el olor a mar.

Mas información sobre la obra de Jesús Aliaga en www.jesusaliaga.com

Write a comment

Comments: 1
  • #1

    college paper writing service (Thursday, 21 September 2017 08:58)

    outstanding content to get specific information’s and i love to examine this kinds of blog post for having writing statistics. this is well well worth analyzing. For real the records ones are fun to take a look at because it makes it extra like suspense. i really like this text.